sábado, 29 de septiembre de 2007

La evaluación nació en China


Los historiadores de la evaluación educacional, en particular de los exámenes, sitúan los orígenes de tales prácticas en la China Imperial (siglo III a.C.), cuando se introdujeron varias pruebas de habilidades (manejo del arco, caligrafía) prácticas y académicas para combatir el nepotismo en la selección de los funcionarios del Estado. Por razones semejantes se introdujeron los exámenes en el mundo occidental durante el siglo XIX, dado que el desarrollo económico provocó la movilidad social y en estas pruebas se sentaron las bases para realizar una selección más válida y efectiva (esto es, meritocrática, basada en los méritos), tanto para entrar en la educación superior como en el servicio civil o funcionariado. El sistema escolar incorporó varias formas de evaluación para orientar a los estudiantes. Las pruebas de inteligencia comenzaron con la finalidad de identificar mejor a los alumnos que requirieran atención especial. Así, la evaluación en la primera mitad del siglo XX estuvo muy relacionada con las formas de selección de los individuos para acceder a los diferentes programas educativos y a las subsiguientes oportunidades de vida.


Fuente: Enciclopedia Encarta 2004

miércoles, 26 de septiembre de 2007

El Perfil del Docente Universitario (Ensayo)

Por: Mónica Godoy

Los distintos cambios que enfrentan los países, estados, ciudades, son la consecuencia de un proceso de evolución y adaptación de la sociedad, especialmente en Venezuela, donde la educación en todos los niveles juega un papel importante para el crecimiento del individuo mayor aún la del educador, como forjador y preparador de los hombres y mujeres del mañana.

A nivel pre-escolar, básico y diversificado, el educador se presenta como la herramienta

fundamental para la educación, no obstante, a nivel universitario este perfil parece dar un giro respecto a la noción y visión que se tiene del docente a nivel escolar.
El docente universitario, debe poseer actitudes y aptitudes especiales, de manera que aporte mayor calidad en la transmisión de conocimientos, ahora para la formación de profesionales en distintas áreas.


Dentro de las actitudes y aptitudes que debe poseer un docente universitario podrían señalarse:

a) Estar siempre con espíritu positivo al momento de impartir conocimientos, para así crear un ambiente de confianza entre el alumno y él, lo que generaría una buena comunicación e intercambio de ideas.
b) Debe estar en la disposición de respetar el criterio que pueda tener determinado estudiante, siempre y cuando su razonamiento este debidamente fundado.
c) Debe presentarse principalmente como una facilitador de la materia que imparte, y no debe comportarse como una máquina que repite palabras de un texto.
d) Debe promover nuevas técnicas de aprendizaje como la investigación, el debate y la intervención en clase para lograr la participación del grupo en general y el intercambio de ideas y opiniones.
e) El docente universitario promueve el desarrollo cognoscitivo y despierta el interés del estudiante hacia la investigación.
f) Debe tener amplios conocimientos del la materia que imparte y cierta experiencia práctica.
g) Se requiere del docente universitario una buena oratoria, ortografía, y sobre todo, capacidad para captar la atención del grupo estudiantil, sin necesidad de infundir temor, ello así, por cuanto las clases se hacen tensas y difíciles de comprender por el solo hecho de sentirse ridiculizado en el aula de clases.
h) Debe tener la ética como uno de sus principios fundamentales.


Enumerar cada una de estas actitudes o aptitudes podría provocar una lista interminable de condiciones que debe reunir el docente universitario, sin embargo, la autora del presente ensayo considera que la dos más importantes, y que podría abarcar las restantes, son el conocimiento y experiencia que tenga en la materia y la vocación en la transmisión de conocimientos.

Pero, como anteriormente se señalara, los cambios sociales han exigido la adaptación del docente a una nueva era en la educación, pasando de las clases magistrales donde sólo el docente impartía la cátedra durante horas sin logar la intervención de su público, hacia una modelo participativo, investigativo, de intercambio ideas y análisis de problemas y su aplicación práctica.
Visto lo anterior podría afirmarse, que en la nueva era el docente universitario pasa a un segundo plano como orientador o facilitador luego de haberse constituido como la fuente principal de los conocimientos en el aula de clases. Claro está, que para que este proceso se materialice tal y como se busca, se requiere no solo la actitud del docente, sino también la actuación, presencia y constancia del alumno, quien deberá promover su propio conocimiento.

El rol que debe desempeñar el docente universitario hoy día, deviene también de un largo
proceso de adaptación de las normas, métodos de enseñanzas, principios institucionales a las necesidades de los profesionales del futuro y hacia los descubrimientos y surgimiento de nuevas profesiones en las distintas áreas del saber del hombre.

En Venezuela, vistas las políticas del Estado en materia de educación con la propagación de la Misión Sucre, la cual se crea con el objeto de garantizar el acceso a la educación universitaria de aquellos bachilleres que no han podido ingresar a alguna institución de educación superior, debe promoverse la capacitación del profesional no docente bajo los principios de ética, profesionalismo, vocación y respeto social, para que a nivel universitario el alumno participe en su propia formación como profesional.

Para concluir debe señalarse, que los paradigmas han cambiado conjuntamente con la sociedad, el perfil del docente universitario ha dado un vuelco de manera tal que se presenta como una figura de apoyo estudiantil dentro de las universidades, dejando de ser la única herramienta con la cual cuenta el alumno al transformarse en un promotor hacia la investigación, el autodesarrollo y la participación.

Desarrollo Personal (Ensayo)


Por: Mónica Godoy


El hombre, en su afán de alcanzar una vida plena llena de satisfacciones, constantemente busca la excelencia en todas las áreas de su vida y el equilibrio armónico que le permita expresar a plenitud su potencial como ser humano. Triunfar o tener éxito siempre ha sido su objetivo al iniciar cualquier proyecto, y es por esto que muchos han logrado obtener un puesto importante y trascendental en sus respectivas áreas de actividad.

Este desarrollo personal de que se habla, implica el autoconocimiento, el autoestima y la interrelación para lograr el bienestar a nivel personal, familiar, laboral y social, cuyo fin es conquistar un camino de transformación que los haga líderes del nuevo siglo.

Constantemente las personas hablan de la personalidad como si se tratara de un simple accesorio que decora su forma de actuar, y muchas veces habla de ella como si se tratara de rasgos atractivos y admirables (inteligencia, encanto, honestidad), pero no se detienen a pensar que la personalidad es algo mucho más complejo de lo que indica el uso ordinario del término, e incluye tantos rasgos positivos como negativos, que usados al extremos, podría ocasionar un desequilibrio al hombre.

Es por ello, que el individuo debe ser capaz de utilizar bien y oportunamente las habilidades, transformando lo negativo en positivo e integrándolas para lograr el objetivo deseado, llegando así a altos desempeños.

Nuestra vida es como un edificio, donde los ladrillos son nuestras actitudes, el cemento la energía que le pongamos a esas actitudes para que se hagan firmes ante la adversidad y cuanto más alto sea ese edificio, se reflejaría la capacidad o habilidad que se tenga para construir y alcanzar nuestros propósitos en la vida. Entonces debe concluirse, que el potencial humano no es mas que darse cuenta de la capacidad, energía y actitudes que cada persona tiene para explotarlo y ponerlo en marcha en la consecución de los objetivos que se proponga en la vida y poder responder entonces ante la sociedad y a si mismos: quién soy, de dónde vengo, qué hago y hacia donde voy.

Pero el hombre debe pasar, previamente al logro de sus metas, por un proceso de aprendizaje que le dará las herramientas que necesita para su desarrollo, herramientas éstas que en virtud del tiempo y de los cambios socioculturales deben ser adaptadas a una nueva realidad, llevando al hombre, no a desaprender los conocimiento, sino mas bien a aplicarlos para ser adaptados a las nuevas exigencias, lo que traería consigo posteriormente un reaprender hacia lo nuevo.

Ahora bien, “las creencias generan resultados”, ello por la puesta en marcha de actos y la toma de decisiones, pero no siempre lo que para unos es acertado y correcto, para otros necesariamente debe serlo. Un típico caso de ello sería la religión, los católicos creen en la Virgen y le tiene fe, y esa creencia y esa fe es lo que hace que ocurran los milagros; por el contrario, los cristianos (o evangélicos) no, en cuyo caso los resultados se hacen ausentes.

Para obtener resultados positivos, el hombre debe esforzarse por erradicar el núcleo del problema y dejar de enfocarse en aquellos detalles que puedan surgir, pues la vida va hacia adelante, nunca para atrás, y si anda por la vida dejando puertas abiertas por un “por si acaso”, nunca podrá desprenderse ni vivir lo de hoy con satisfacción.

Es por ello que se comenta sobre los ciclos de vida o de acción, cuyo orden de prelación dependerá de la creencia de cada individuo y los resultados se obtendrán en base a la postura que tenga cada uno de ello.

A criterio de la autora del presente ensayo, los ciclos de vida comportaría el siguiente orden:

1) Ser Supremo, que es Dios, sin Él no somos nada ni nadie, y la fe que tengamos es lo que hará posible todo en nuestra vida.
2) Espiritual, es ver al ese Ser Supremo conforme a la religión que se practique.
3) Personal, pues, aparte de Dios, lo más importante en la vida es uno mismo.
4) MEST, que permite la organización de las cosas en el espacio y el tiempo para establecer prioridades en la vida (familia, trabajo, relaciones públicas, y otras), lo cual requiere de nuestra energía positiva (empeño, esfuerzo y dedicación para lograrlo).
5) Familia, porque ella es nuestro complemento, el origen (padres) y la proyección (hijos) de lo que somos.
6) Sociedad, el hombre necesariamente debe vivir en sociedad y no ser un individuo aislado, y esa actuación dentro de la sociedad permitiría el desempeño del hombre ante los dos últimos ciclos de vida:
7) Laboral, pues gran parte del día del hombre transcurre en su lugar de trabajo, y
8) Seres vivos, lo cuales conforman la ecología y el lugar donde vivimos, “La Tierra”.

Para finalizar, es necesario realizar unos pequeños, pero no menos importantes, comentario de la “integridad”. Esta palabra implica rectitud, bondad, honradez, y al vivir con integridad personal los demás se dan cuenta que pueden confiar en nosotros.

Hace tiempo, leyendo pequeñas anécdotas de los antepasados encontré una pequeña historia que mas o menos se resume de la siguiente manera: Los griegos eran expertos en hacer figuras en mármol. Muchas veces al estar trabajando el mármol, descubrían grietas en él, la cual le quitaba valor a la obra. Algunos, entonces, cubrían esas grietas con una cera especial; la pulían y quedaba aparentemente perfecta, pero cuando la figura era expuesta al calor del sol, la cera se derretía y quedaba descubierto el engaño. Por eso, era común encontrar, donde vendían esas piezas de mármol, un letrero que decía: “Se venden figuras en mármol puro; sin cera.” De ahí, viene nuestra palabra en español sincera/o.

Pero esta integridad es el resultado de otros elementos como la reflexión, que permite distinguir lo bueno de lo malo; la disposición, empleada para actuar conforme a lo que se considera correcto; la transparencia, que tiene que ver con la honestidad ante los demás; y, por último, la acción, que es la materialización de las decisiones.

Para concluir, debe señalarse que los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación, donde nuestra personalidad, siempre firme, la disposición de aprender y adaptarse a esos cambios (reaprender), adaptando nuestras creencia conforme a lo que consideramos correcto para obtener resultados positivos en los diferentes ciclos de vida o acción, es lo que nos hará una persona íntegra, y si eso es lo que realmente somos, y estamos convencidos de ello, es lo que los demás verán, y las consecuencias que originen serán el resultado único de nuestras acciones.


¿Eres auditivo? ¡no! Kinestésico... mentira, eres visual... ¡tampoco! Descúbrelo...

TEST DE SISTEMA DE REPRESENTACIÓN FAVORITO

Elige la opción a), b) o c) más adecuada:

1.- Cuando estás en clase y el profesor explica algo que está escrito en la pizarra o en tu libro, te es más fácil seguir las explicaciones:
a) escuchando al profesor
b) leyendo el libro o la pizarra
c) te aburres y esperas que te den algo que hacer a ti

2.- Cuando estás en clase:
a) te distraen los ruidos
b) te distrae el movimiento
c) te distraes cuando las explicaciones son demasiado largas.

3.- Cuando te dan instrucciones:
a) te pones en movimiento antes de que acaben de hablar y explicar lo que hay que hacer.
b) te cuesta recordar las instrucciones orales, pero no hay problema si te las dan por escrito
c) recuerdas con facilidad las palabras exactas de lo que te dijeron.

4.- Cuando tienes que aprender algo de memoria:
a) memorizas lo que ves y recuerdas la imagen (por ejemplo, la página del libro)
b) memorizas mejor si repites rítmicamente y recuerdas paso a paso
c) memorizas a base de pasear y mirar y recuerdas una idea general mejor que los detalles

5.- En clase lo que más te gusta es que:
a) se organicen debates y que haya dialogo
b) que se organicen actividades en que los alumnos tengan que hacer cosas y puedan moverse.
c) que te den el material escrito y con fotos, diagramas.

6.- Marca las dos frases con las que te identifiques más:
a) Cuando escuchas al profesor te gusta hacer garabatos en un papel.
b) Eres visceral e intuitivo, muchas veces te gusta/disgusta la gente sin saber bien porqué.
c) Te gusta tocar las cosas y tiendes a acercarte mucho a la gente cuando hablas con alguien.
d) Tus cuadernos y libretas están ordenados y bien presentados, te molestan los tachones y las correcciones.
e) Prefieres los chistes a los cómics.
f) Sueles hablar contigo mismo cuando estás haciendo algún trabajo.



Respuestas:

La que prevalece es la que te define

1.- a) auditivo b) visual c) kinestésico
2.- a) auditivo b) kinestésico c) visual
3.- a) kinestésico b) visual c) auditivo
4.- a) visual b) auditivo c) kinestésico
5.- a) auditivo b) kinestésico c) visual
6.- a) visual; b) kinestésico; c) kinestésico; d) visual; e) auditivo; f) auditivo.

Test de Inteligencias Múltiples

Es muy importante conocer las formas de aprender de nuestros alumnos, les invito a aplicar este test y descubrir sus formas de aprendizaje.

Pero ojo, si vas a hacerlo no hagas trampa.... no leas los resultados antes de tiempo!!!!

Escriba en una hoja en blanco en cada uno de los ítems que señaló como verdaderos. Sume los totales. Un total de 4 en cualquiera de las categorías indica el tipo de inteligencia y habilidad.

1…….Prefiero hacer un mapa que explicarle a alguien como tiene que llegar.
2…….Si estoy enojado(a) o contento (a) generalmente sé exactamente por qué.
3…….Sé tocar (o antes sabía tocar) un instrumento musical.
4…….Asocio la música con mis estados de ánimo.
5…….Puedo sumar o multiplicar mentalmente con mucha rapidez
6…….Puedo ayudar a un amigo a manejar sus sentimientos porque yo lo pude hacer antes en relación a sentimientos parecidos.
7…….Me gusta trabajar con calculadoras y computadores.
8…….Aprendo rápido a bailar un baile nuevo
9…….No me es difícil decir lo que pienso en el curso de una discusión o debate.
10……Disfruto de una buena charla, discurso o sermón.
11……Siempre distingo el norte del sur, esté donde esté.
12…....Me gusta reunir grupos de personas en una fiesta o en un evento especial.
13……La vida me parece vacía sin música.
14……Siempre entiendo los gráficos que vienen en las instrucciones de equipos o instrumentos.
15……Me gusta hacer puzzles y entretenerme con juegos electrónicos
16……Me fue fácil aprender a andar en bicicleta. ( o patines)
17……Me enojo cuando oigo una discusión o una afirmación que parece ilógica.
18……Soy capaz de convencer a otros que sigan mis planes
19……Tengo buen sentido de equilibrio y coordinación.
20……Con frecuencia veo configuraciones y relaciones entre números con más rapidez y facilidad que otros.
21……Me gusta construir modelos ( o hacer esculturas)
22……Tengo agudeza para encontrar el significado de las palabras.
23……Puedo mirar un objeto de una manera y con la misma facilidad verlo.
24……Con frecuencia hago la conexión entre una pieza de música y algún evento de mi vida.
25……Me gusta trabajar con números y figuras
26……Me gusta sentarme silenciosamente y reflexionar sobre mis sentimientos íntimos.
27……Con sólo mirar la forma de construcciones y estructuras me siento a gusto.
28……Me gusta tararear, silbar y cantar en la ducha o cuando estoy sola.
29……Soy bueno(a) para el atletismo.
30……Me gusta escribir cartas detalladas a mis amigos.
31……Generalmente me doy cuenta de la expresión que tengo en la cara
32……Me doy cuenta de las expresiones en la cara de otras personas.
33……Me mantengo “en contacto” con mis estados de ánimo. No me cuesta identificarlos.
34……Me doy cuenta de los estados de ánimo de otros.
35……Me doy cuenta bastante bien de lo que otros piensan de mí.


HOJA DE PROCESAMIENTO
Haga un círculo en cada uno de los ítems que señaló como verdaderos. Sume los totales. Un total de 4 en cualquiera de las categorías indica el tipo de inteligencia y habilidad.

A: 9 - 10 - 17 - 22 - 30-
B: 5 - 7 - 15 - 20 - 25 -
C: 1 - 11 - 14 - 23 - 27-
D: 8 - 16 - 19 - 21 - 29 -
E: 3 - 4 - 13 - 24 - 28-
F: 2 - 6 - 26- 31 - 33 -
G: 12 - 18 - 32 - 34 - 35 -

TOTAL

A
Inteligencia Verbal/ Lingüística.

B
Inteligencia Lógico/ Matemática

C
Inteligencia Visual/Espacial

D
Inteligencia Kinestésica/Corporal

E
Inteligencia Musical/ Rítmica

F
Inteligencia Intrapersonal

G
Inteligencia Interpersonal

Inteligencia Lógica - matemática, la que utilizamos para resolver problemas de lógica y matemáticas. Es la inteligencia que tienen los científicos. Se corresponde con el modo de pensamiento del hemisferio lógico y con lo que nuestra cultura ha considerado siempre como la única inteligencia
Inteligencia Lingüística, la que tienen los escritores, los poetas, los buenos redactores. Utiliza ambos hemisferios
Inteligencia Espacial, consiste en formar un modelo mental del mundo en tres dimensiones, es la inteligencia que tienen los marineros, los ingenieros, los cirujanos, los escultores, los arquitectos, o los decoradores.
Inteligencia Musical es, naturalmente la de los cantantes, compositores, músicos, bailarines.
Inteligencia Corporal - kinestésica, o la capacidad de utilizar el propio cuerpo para realizar actividades o resolver problemas. Es la inteligencia de los deportistas, los artesanos, los cirujanos y los bailarines.
Inteligencia Intrapersonal, es la que nos permite entendernos a nosotros mismos. No está asociada a ninguna actividad concreta.
Inteligencia Interpersonal, la que nos permite entender a los demás, y la solemos encontrar en los buenos vendedores, políticos, profesores o terapeutas.
La inteligencia intrapersonal y la interpersonal conforman la inteligencia emocionaly juntas determinan nuestra capacidad de dirigir nuestra propia vida de manera satisfactoria
Inteligencia Naturalista, la que utilizamos cuando observamos y estudiamos la naturaleza. Es la que demuestran los biólogos o los herbolarios.

Técnicas de Resolución de Problemas... ¿En educación?


El objeto de la educación es la de impartir conocimiento desde de preescolar hasta el universidad, de manera que puedan desarrollarse habilidades de diversa naturaleza que le permitan al estudiante adquirir herramientas para aprender.


ara valorar este aprendizaje, tradicionalmente se han empleado gran cantidad de formas y modos, a tal punto que podría decirse que todo es válido para evaluar, sea de manera oral o escrita.

Técnicas de Resolución de Problemas.

Uno de los procedimientos más comunes empleado por los docentes para evaluar el aprendizaje adquirido son las técnicas de resolución de problemas.

Al respecto, Dijkstra (1991, citado por Lisette Poggioli, en su ensayo “Estrategias de Resolución de Problemas” (disponible en la siguiente dirección electrónica: http://www.fpolar.org.ve/poggioli/poggio05.htm), dispone que “la resolución de problemas es un proceso cognoscitivo complejo que involucra conocimiento almacenado en la memoria a corto y a largo plazo”.

Es por ello, que las técnicas de resolución de problemas pueden concebirse como aquellas en las cuales el alumno pone de manifiesto una serie de conocimientos adquiridos a través de actividades de tipo cognoscitiva, afectiva y motivacional o conductual. Cognoscitiva cuando, por ejemplo, se debe transformar mentalmente metros en centímetros; afectiva, si se pregunta al estudiante cuán seguro esta de que la solución al problema es correcta; y conductual cuando, para resolver el problema, se emplea papel y lápiz, siguiendo un algoritmo hasta alcanzar su solución.

Dentro estas técnicas se encuentran las pruebas, las cuales no son más que un conjunto de tareas que se utilizan para medir una muestra del conocimiento de una persona, en un determinado momento respecto a algo específico. También puede definirse como aquellas que se hace a un individuo (en este caso el estudiante) para demostrar su aprovechamiento en los estudios.

Otra definición, no menos acertada a las antes expuestas, es la siguiente: Procedimiento de evaluación para que los estudiantes realicen en tiempo determinado, de tareas definidas y controladas por el profesor.

Guías generales para el desarrollo de una prueba práctica.

1. Se debe mantener un lenguaje claro y censillo.
2. Asegúrese que exista por lo menos, una pregunta por objetivo.
3. Asegúrese que la gramática sea la correcta tanto en la pregunta como en las posibles repuestas.
4. Enuncie el problema con claridad y de forma completa.
5. Si la pregunta genera algún tipo de controversia, ésta debe desecharse.
6. No se deben enfocar aspectos con doble sentido.
7. Promocione instrucciones para cada tipo de pregunta.

Instrumentos de la Técnica de Resolución de Problemas:

Dentro de los instrumentos en los que el docente puede basarse para alcanzar su fin último, la evaluación, empleando para ello la técnica de resolución de problemas son los siguientes:

· Pruebas Objetivas
· Pruebas de ensayo o por temas
· Simuladores escritos
· Pruebas estandarizadas


Los instrumentos pueden clasificarse de acuerdo a la información solicitada:


De Producción: Son aquellos en los cuales el estudiante, partiendo de un planteamiento efectuado por el docente, da solución explícita al problema presentado y lo desarrolla, sin que exista una respuesta específica para dicho planteamiento ni límite en la extensión de su respuesta.


De Selección: Son aquellas en las cuales en alumno debe dar una respuesta única y breve a la situación planteada, pues la conducta del estudiante debe estar orientada hacia actividades de complementación, selección, jerarquización o identificación de las opciones que se le presentan.

¿Qué sabes de Albert Bandura?



El primer acercamiento a la teoría del aprendizaje social (o teoría cognitivo social), de Albert Bandura, ofrece herramientas para comprender muchas situaciones que ocurren en la cotidianidad. Para entender, por ejemplo, por qué los niños más pequeños saltan de alegría cuando escuchan la canción de Barney El Dinosaurio. O por qué todos son capaces de aprender, sin darse cuenta, las letras y melodías de los temas de moda que suenan en la radio. Por qué las tendencias y las modas se extienden tan rápidamente. Por qué a veces fallan las estrategias represivas cuando se intenta educar a niños o adolescentes imponiéndoles castigos en vez de recompensas.
Bandura se puede convertir en un verdadero hallazgo para quienes se inician en el difícil y apasionante camino de la docencia. Sus ideas permiten analizar de qué forma debe trabajarse para ser mejores docentes, qué elementos deben reforzarse para que el aprendizaje se realice de mejor manera, cómo debe tratarse a los estudiantes en una experiencia educativa ideal.


Biografía.

Albert Bandura nació el 4 de diciembre de 1925 en la pequeña localidad de Mundare en Alberta del Norte, Canadá. Fue educado en una pequeña escuela elemental de un solo edificio, con recursos mínimos, aunque con un porcentaje de éxitos importante. Al finalizar el bachillerato, trabajó durante un verano rellenando agujeros en una autopista de Alaska.
Completó su licenciatura en Psicología de la Universidad de Columbia Británica en 1949. Luego se trasladó a la Universidad de Iowa, donde conoció a Virginia Varns, una instructora de la escuela de enfermería. Se casaron y más tarde tuvieron dos hijas.
Después de su graduación, asumió una candidatura para ocupar el post-doctorado en el Wichita Guidance Center en Wichita, Kansas.
En 1953 empezó a enseñar en la Universidad de Stanford. Mientras estuvo allí, colaboró con su primer estudiante graduado, Richard Walters, relación de la cual quedó un primer libro titulado Agresión Adolescente, publicado en 1959. Tristemente, Walters murió joven en un accidente de motocicleta.
Bandura fue Presidente de la APA (American Psychological Association o Asociación Americana de Psicólogos) en 1973 y recibió el Premio para las Contribuciones Científicas Distinguidas en 1980. Es doctor Honoris Causa por numerosas universidades, entre ellas las de Roma, Indiana, Penn State, Leiden, Berlín y las españolas de Salamanca y Jaume I de Castellón.
Se mantiene activo hasta el momento en la Universidad de Stanford.


● El determinismo recíproco de Bandura: entre el conductismo y el cognocitivismo

El conductismo, con su énfasis sobre los métodos experimentales, se focaliza sobre variables que pueden observarse, medirse y manipular, y rechaza todo aquello que sea subjetivo, interno y no disponible. En el método experimental, el procedimiento estándar es manipular una variable y luego medir sus efectos sobre otra. Todo esto conlleva a una teoría de la personalidad que dice que el entorno de uno causa nuestro comportamiento.
Bandura consideró que esto era un poquito simple para el fenómeno que observaba (agresión en adolescentes) y por tanto decidió añadir un poco más a la fórmula: sugirió que el ambiente causa el comportamiento; cierto, pero que el comportamiento causa el ambiente también. Definió este concepto con el nombre de determinismo recíproco: el mundo y el comportamiento de una persona se causan mutuamente.
Más tarde fue un paso más allá. Empezó a considerar la personalidad como una interacción entre tres factores: el ambiente, el comportamiento y los procesos psicológicos de la persona. Estos procesos consisten en la habilidad para abrigar imágenes en nuestra mente y en el lenguaje.
Así, desde el momento en que introduce la imaginación en particular, Bandura deja de ser un conductista estricto y empieza a acercarse a los cognocivistas. De hecho, usualmente es considerado el padre del movimiento cognitivo.
El añadido de imaginación y lenguaje a la mezcla, permite a Bandura teorizar mucho más efectivamente que otros estudiosos con respecto a dos aspectos que muchas personas consideran “el núcleo fuerte” de la especie humana: el aprendizaje por la observación (modelado) y la auto-regulación.


Principios de la Teoría Cognitiva Social

La teoría social del aprendizaje, o teoría cognitiva social, de Bandura, se centra en los conceptos de refuerzo y observación. Sostiene que los humanos adquieren destrezas y conductas de modo operante e instrumental y que entre la observación y la imitación intervienen factores cognitivos que ayudan al sujeto a decidir si lo observado se imita o no. En los niños, afirma Bandura, la observación e imitación se da a través de modelos que pueden ser los padres, educadores, amigos y hasta los héroes de la televisión.
La imitación puede darse por los siguientes factores:

Por instinto: Las acciones observadas despiertan un impulso instintivo por copiarlas.
Por el desarrollo: Los niños imitan las acciones que se ajustan a sus estructuras cognoscitivas.

Por condicionamiento: Las conductas se imitan y refuerzan por moldeamiento.
Conducta instrumental: La imitación de vuelve un impulso secundario, por medio de refuerzo repetido de las respuestas que igualan las de los modelos. La imitación reduce los impulsos.
Los factores cognitivos se refieren concretamente a la capacidad de reflexión y simbolización, así como a la prevención de consecuencias basadas en procesos de comparación, generalización y autoevaluación. En definitiva, el comportamiento depende del ambiente, así como de los factores personales (motivación, retención y producción motora).

martes, 25 de septiembre de 2007

¡Hoy volvemos!


Amigos, amigas, hoy martes 25 de septiembre estamos de regreso tras unos cuantos días de ausencia, aprovechando el final del período vacacional. Y además de la incondicionalidad de la web, que permite encontrarnos en cualquier momento -siempre que tengamos acceso a un computador y a una conexión, claro está- el aula de clases servirá para reencontrarnos en el Diplomado en docencia universitaria que dicta la Universidad Pedagógica en Barquisimeto, estado Lara, Venezuela, al cual volveremos en unas pocas horas para vernos las caras nuevamente.
Las vacaciones han servido, entre otras cosas, para reflexionar sobre la profesión docente, sus altibajos, sus fortalezas, y sobre nuestra posición frente a la carrera que estamos iniciando con estos estudios. Cada una de nosotras, en nuestras áreas, se está preparando para lograr enfrentar con éxito la docencia. Sabemos que no es sencillo. Incluso algunas estamos despertando ante lo que en algún momento quizá subestimamos. Ser docente es una gran responsabilidad, un gran compromiso. Implica una batalla dura, diaria, un desafío, un reto a nuestra preparación, a nuestra constancia, a nuestras capacidades, habilidades, aptitudes y actitudes. Un bonito reto que esperamos seguir ganando.

Tecnología en el aula

Dicho esto, quisiéramos compartir algunas cosillas que tenemos pendientes por allí. Es que en estos días hemos tenido acceso a algunos materiales relacionados con el uso de la tecnología en la enseñanza.
Específicamente, un reportaje publicado por el centenario diario barquisimetano El Impulso –elaborado por la brillante periodista Jaimet Cristina Prato y publicado el fin de semana- dio cuenta de la creación de un novedoso programa para la enseñanza y el aprendizaje de la matemática, desarrollado por el profesor Nelson Silva, subdirector de Extensión de la UPEL-IPB (la cual, por cierto, es encargada de organizar y dictar este diplomado).
El título del reportaje era un verdadero llamado a su lectura: “La matemática es SIMPLE”. Y es SIMPLE, porque así se denomina el sistema creado por el profesor Silva.
No vamos a repetir aquí el contenido del reportaje. Lo que ocurre es que leerlo nos llevó a retornar a una vieja discusión sobre el uso que se le da a las nuevas tecnologías de la información en el aula. No creemos que las nuevas tecnologías per se sean la respuesta. Pero a veces las subestimamos e, incluso, las sobreestimamos. No son la panacea… ¡pero cómo ayudan!
Todo depende, creemos, del uso que se les dé. De la utilidad que podamos hallarle. Un buen sistema es útil, siempre y cuando todas y todos las y los estudiantes sean capaces de dominar el lenguaje tecnológico (valga el término) y tengan acceso a equipos aptos para la labor que emprendamos. Todo pasa por la democratización del conocimiento, por la preparación de las y los docentes, por el acceso a los equipos.
Y hablamos de preparación de docentes, no sólo en el área tecnológica, sino en lo más básico, en el desarrollo de habilidades y aptitudes que, finalmente, son lo que determinará que se le dé un buen o un mal uso a las herramientas tecnológicas.
Pero sobre ese tema, y otros similares, seguiremos reflexionando en una próxima oportunidad. Tenemos que prepararnos para ir a clase y ya es un poco tarde. Seguiremos en contacto.

martes, 11 de septiembre de 2007

Evaluación alternativa: evaluar el desempeño


Ya habíamos comenzado a plantear un tema de necesaria discusión: ¡hasta cuándo las y los docentes seguimos aplicando exámenes para todo! Hay otras técnicas, nuevas estrategias. No decimos que el examen deje de ser efectivo para algunas materias y algunos objetivos en específico, pero para otros seguramente encontraremos diversos instrumentos de evaluación que, sin la pesada carga connotativa del examen, nos llevará a trabajar con estudiantes más relajados y abiertos al proceso de enseñanza-aprendizaje.
Las autoras que mencionamos en el post anterior, Blanca Silvia López Frías y Elsa María Hinojosa Kleen, citan en su libro "Evaluación del aprendizaje. Alternativas y nuevos desarrollos" (México: Editorial Trillas 2000), a Elliot Eisner, autor que plantea algunos principios que consideraron pertinentes para entender mejor el proceso de evaluación y selección de instrumentos.
Para Eisner, la evaluación debe:
-Reflejar las necesidades del mundo real, aumentando las habilidades de resolución de problemas y de construcción de significado.
-Mostrar cómo los estudiantes resuelven problemas y no solamente atender al producto final de una tarea, ya que el razonamiento determina la habilidad para transferir aprendizaje.
-Reflejar los valores de la comunidad intelectual.
-No debe ser limitada a ejecución individual ya que la vida requiere de la habilidad de trabajo en equipo.
-Permitir contar con más de una manera de hacer las cosas, ya que las situaciones de la vida real raramente tienen solamente una alternativa correcta.
-Promover la transferencia de tareas que requieran que se use inteligentemente las herramientas de aprendizaje.
-Requerir que los estudiantes comprendan el todo, no sólo las partes.
-Permitir a los estudiantes escoger una forma de respuesta con la cual se sientan cómodos.

Pero, ¿qué técnicas uso?

“La evaluación alternativa incluye una variedad de técnicas de evaluación, entendiendo estas como ‘cualquier instrumento, situación, recurso o procedimiento que se utilice para obtener información sobre la marcha del proceso’ (Zabalza, 1991, p.246); dichas técnicas se pueden adaptar a diferentes situaciones”.
Las autoras ubican dos clases de alternativas: las técnicas para la evaluación del desempeño (mapas mentales, solución de problemas, método de casos, proyectos, diario, debate, ensayos, técnica de la pregunta, portafolios, entre otras) y las técnicas de observación (entrevista, lista de cotejo, escalas, rúbricas). Estas últimas, afirman, constituyen un auxiliar para las primeras.
Estas tendencias, señalan las autoras, traen consigo un cambio en la manera en que pensamos: pueden ser medidos los conocimientos, las habilidades y las actitudes.

Evaluación del desempeño

Las autoras hacen hincapié en lo que han denominado La evaluación del desempeño, y explican que se trata de un método que requiere que el estudiante elabore una respuesta o un producto que demuestre su conocimiento y habilidades (Congreso de EU, Oficina de Tecnología de la Evaluación, 1992). “Con las técnicas de ejecución se pretende primordialmente evaluar lo que los estudiantes pueden hacer en lugar de lo que saben o sienten”.
En una tarea de ejecución se puede evaluar:
-El procedimiento empleado: conjunto de pasos para llegar a un resultado.
-El producto resultante: objeto concreto, una escultura, una carta escrita a máquina, el resultado de un experimento. El producto para su evaluación puede ser comparado con ciertas características esperadas (evaluación interna) o con otros productos (evaluación externa).
Una ventaja digna de mencionar es que este tipo de evaluación requiere de la integración de conocimientos sobre contenidos específicos, destrezas, habilidades mentales y ciertas actitudes para lograr la meta.
“Para Stephen N. Elliot (1995), es más fácil evaluar habilidades del alumno midiendo el desempeño que aplicando un examen escrito, si se le pide que ejecute tareas que requieren ciertas habilidades específicas, que son justamente las que se necesitan evaluar”.
Las autoras mexicanas exploran en diversas consideraciones que nos hacen reflexionar sobre la pertinencia de utilizar una técnica u otra a la hora de evaluar. Venimos de una generación de profesores que aplicaba exámenes escritos para todo, y con todas las intenciones. A veces, lamentablemente, caemos en la misma práctica, pero es hora de cambiar.

El texto que escriben Silvia López Frías y Elsa María Hinojosa Kleen, muy bien elaborado y sustentando, puede ser consultado en Internet. Allí abordan cada una de las técnicas mencionadas anteriormente, con sus ventajas, desventajas, así como recomendaciones para su elaboración. Es una información muy útil. Si le interesa, haga clic AQUÍ.

sábado, 8 de septiembre de 2007

¡Hasta cuándo exámenes!


Generalmente –y de manera tradicional- cuando hablamos de evaluación, de una vez pensamos en un examen. De cualquier tipo, pero examen. Sin embargo, desde hace más de dos décadas se viene hablando con mayor fuerza de otros tipos de evaluación que pueden resultar, incluso, mucho más efectivos.
En lo que llaman Técnicas alternativas para la evaluación profundizan Blanca Silvia López Frías y Elsa María Hinojosa Kleen en un texto publicado en el año 2000 por la Editorial Trillas, en México, titulado: "Evaluación del aprendizaje. Alternativas y nuevos desarrollos".
Explican las autoras: “Los nuevos desarrollos en evaluación han traído a la educación lo que se conoce como evaluación alternativa y se refiere a los nuevos procedimientos y técnicas que pueden ser usados dentro del contexto de la enseñanza e incorporados a las actividades diarias el aula (Hamayan, 1995, p. 213)”.
Aclaran que aunque no puede hablarse de una sola definición de evaluación alternativa, sí podemos hablar de un solo propósito: “lo que se pretende con dicha evaluación, principalmente, es recopilar evidencia acerca de cómo los estudiantes procesan y completan tareas reales en un tema particular (Huerta.Macías, 1995, p. 9)”.
Lo que sigue, lo copiamos de manera textual:
“A diferencia de la evaluación tradicional, la evaluación alternativa permite:
-Enfocarse en documentar el crecimiento del individuo en cierto tiempo, en lugar de comparar a los estudiantes entre sí.
-Enfatizar la fuerza de los estudiantes en lugar de las debilidades.
-Considerar los estilos de aprendizaje, las capacidades lingüísticas, las experiencias culturales y educativas y los niveles de estudio”.
¡Cuántas ventajas! ¿No!

Visión clara y veraz

De acuerdo con las autoras, los críticos argumentan que los exámenes tradicionales de respuesta fija no dan una visión clara y veraz sobre lo que los estudiantes pueden desarrollar con sus conocimientos. Solamente permiten traer a la memoria, observar la comprensión o interpretación del conocimiento, pero no demuestran la habilidad del uso del conocimiento.
Con un examen no podemos evaluar las competencias del alumno de manera integral y holística, y sus resultados suelen utilizarse, únicamente, para colocar una calificación. ¿Y los demás objetivos de la evaluación, entendida ésta como parte vital del proceso de enseñanza y aprendizaje?, nos preguntamos.
En cambio, los instrumentos alternativos de evaluación, permiten trabajar tanto contenidos conceptuales -relacionados con hechos, datos, principios y conceptos-, como procedimentales, además de actitudes, valores, habilidades.
Aseguran las autoras que el reto está en desarrollar estrategias de evaluación que respondan, en concreto, a una integración e interpretación del conocimiento y a una transferencia de dicho conocimiento a otros contextos.

Trabajo creativo

¿Cuáles son estas estrategias? Pueden ser muchas. Tal vez el límite sea el que nuestras habilidades y creatividad nos dicten. Sin embargo, podemos mencionar, para empezar, las que señalan las autoras: mapas mentales, solución de problemas, método de casos, proyectos, diario, debate, ensayos, técnica de la pregunta y portafolios.
Pero este blog que hacemos cinco compañeras del diplomado en Docencia Universitaria de la UPEL es una evaluación alternativa. La profesora María Gabriela Bravo nos planteó la elaboración de un trabajo creativo, y nosotras escogimos éste. Pero otras compañeras y otros compañeros tendrán iniciativas distintas. Tal vez alguno se inspirará para componer una canción, escribir un cuento o una poesía. Otro creará un juego, un álbum o una revista. Los límites no existen, siempre que cumplamos con el hecho de reflejar lo que aprendimos en el curso.
Claro, a la hora de diseñar nuestras estrategias y técnicas de evaluación, debemos considerar las limitaciones de tiempo, espacio y recursos, pero al ser éstas tomadas en cuenta, casi cualquier trabajo creativo es válido.
En nuestra próxima entrega precisaremos algunos principios que Blanca Silvia López Frías y Elsa María Hinojosa Kleen consideran vitales a la hora de hacer la selección de los instrumentos.
Por ahora, seguimos invitándolas e invitándolos a reflexionar.

lunes, 3 de septiembre de 2007

Evaluar es más que poner nota


Realmente fue un hallazgo para nosotras la página de EDUTEKA, un portal sobre educación que administra una fundación de Cali, Colombia. Allí conseguimos entrevistas, artículos, ensayos, diversos trabajos interesantísimos sobre evaluación y otros temas. Además, nos ha permitido entender que la realidad del sistema educativo colombiano es muy similar a la del venezolano, aunque allá la discusión sobre asuntos que redundan en beneficio de la calidad de la educación -de fondo, más que de forma- parece haber llegado a niveles mucho más elevados que en nuestro país.
En ese portal (altamente recomendado) nos topamos con una entrevista que le hicieron al profesor Hipólito González Zamora, Ph.D. en Educación de la Universidad del Estado de la Florida, ex Vicerrector, profesor e investigador de la Universidad Icesi de Cali, Colombia. La entrevista, titulada La evaluación, parte fundamental e integral del proceso de aprendizaje, es realmente esclarecedora, porque nos sitúa en el centro de una discusión que, como explica el profesor, no es nueva. Sin embargo, creemos que sigue teniendo muchísima vigencia, en tanto no han sido resueltos los problemas que la han derivado.
Se trata de la diferencia que de hecho existe entre la evaluación “para el acompañamiento del proceso de aprendizaje de los estudiantes” ("assessment"), y la evaluación para “juzgar la calidad del trabajo del estudiante contra criterios establecidos y asignar algún valor que representa la calidad” ("evaluation"). Son conceptos que deberían estar unidos, indivisibles. Pero en la práctica aparecen desvinculados, desarticulados, lo que actúa en desmedro de la calidad de la enseñanza-aprendizaje.
¿Aprendizaje versus nota?, nos preguntamos nosotras…
El profesor asigna mayor valor al primer proceso, e indica: “… Al parecer la gente considera que, independientemente de la forma de aprendizaje y de enseñanza, existe un sistema autónomo de evaluación cuyo fin es contarle a otros cómo se desempeña un estudiante y lo hace utilizando una nota. Yo, por el contrario, considero que la evaluación hace parte integral del proceso de aprendizaje y no puede ni debe ser disociado de éste. Yo pienso que el papel primario de la evaluación en el proceso individual de aprendizaje es obtener información útil que, al ser transmitida rápidamente al estudiante, le permita saber, en todo momento, si va por el camino apropiado para alcanzar las metas que se le han propuesto. Dicha información le permitirá al estudiante por sí solo, o con la guía del profesor, conocer sus deficiencias y sus fortalezas, y, en el primer caso, le posibilitará idearse actividades o estrategias que le permitan superarlas. Este es el verdadero propósito de la evaluación y como usted puede colegir, su importancia está en guiar el proceso de aprendizaje y no en contarle a otros cómo se desempeña el estudiante”.

Evaluación = examen = nota

Para el profesor, el verdadero problema de fondo, que debería ser el interés de quien pretenda hacer reformas o cambios en ese sentido, es lograr que los estudiantes aprendan, se desarrollen y alcancen las metas que se propongan, bien sea para una asignatura particular, para un grado específico, o para un nivel de la educación. Sin embargo, esto no siempre es así, y muchas ideas reformistas se quedan en la forma, en la superficie.
El problema, comenta al responder a una de las preguntas formuladas por EDUTEKA, es que “no se concibe la evaluación como parte integral del proceso de aprendizaje”. Esto, aclara luego, en realidad es una consecuencia de la primera razón, por las imágenes mentales que manejamos profesores, estudiantes y padres de familia. “Cuando hablamos de evaluación muchos de nosotros asociamos evaluación con examen, y cuando hablamos de examen inmediatamente asociamos examen con nota, como si la única razón de la evaluación, como si su esencia misma, fuese asignar notas a los estudiantes. Están tan arraigadas dichas imágenes que si a un grupo de profesores se le propone para discusión el tema de la evaluación, no es raro encontrar opiniones del tipo ‘la calificación de exámenes y trabajos son momentos muy aburridores’, ‘la evaluación es un mal necesario’, ‘la calificación de exámenes es lo único malo de ser profesor’, ‘la evaluación es necesaria para cumplir con requisitos de la institución (o del Ministerio)’, ‘la evaluación no debería existir’. Todo este tipo de opiniones, que son por lo demás muy comunes, se basa en considerar que una cosa es el proceso de aprendizaje y otra el sistema de evaluación”.

Resultados, no procesos

Nuestros sistemas educativos siguen exigiendo resultados, más que procesos, y eso está muy arraigado en nuestra conciencia colectiva: el título, la nota, el pasar de grado, es lo que importa, y no lo que debería implicar esa valoración cuantitativa, lo que debería representar, que no es más que el aprendizaje.
Y es lo que nos lleva, además, a comprar tesis de grado, a falsificar o copiar trabajos, incluso en estudios de cuarto nivel, para asegurarse un título o un grado, aunque no se disponga del conocimiento asociado o indispensable.
Por eso, cualquier parecido de las opiniones del profesor Hipólito González Zamora con la realidad venezolana, es pura coincidencia...
Lo dejamos hasta acá, pero les recordamos que la entrevista realizada por EDUTEKA está en su portal, completica, y la puede consultar haciendo clic AQUÍ.
Aprovechamos para agradecer a los administradores de ese portal por tan profundos contenidos, y recomendamos a todas nuestras lectoras y usuarias, y a todos nuestros lectores y usuarios, su frecuente revisión.

domingo, 2 de septiembre de 2007

Si usted necesita dinero, no estudie educación

En la última edición del Semanario Tinta Libre, que circula en los estados Lara y Yaracuy, fue publicada una entrevista realizada al profesor José Pascual Mora, de la Universidad de Los Andes-Táchira, que revela interesantes opiniones sobre la profesión docente. Aunque el texto no está directamente vinculado con evaluación, resulta muy interesante. El profesor insiste en la necesidad de tener docentes con vocación, que se formen y se titulen partiendo de un proceso de formación continua, y no en una carrera loca por los cargos... La entrevista fue realizada por la periodista Natalia Galvis, quien además de ser comunicadora social tiene una maestría en Historia. Ahí les va.




“Se hace lectura de la educación desde la psicología, la sociología, la filosofía. Sin embargo, es indispensable que la educación sea mirada desde la pedagogía”, asegura el Dr. José Pascual Mora, profesor de filosofía y coordinador de la línea de investigación en historia de la educación de la Universidad de Los Andes, Núcleo Táchira.
Para este catedrático, todos hablamos de sistema escolar cuando en realidad deberíamos trabajar por mejorar el sistema educativo, en el cual la pedagogía sea el epicentro, la labor fundamental del docente. En torno a este tema giró la siguiente entrevista:
-¿Cómo podemos lograr este precepto en el sistema educativo?
-Cuando Juan Amos Comenio recuperó el concepto de pedagogía como el centro del problema educativo mantenía lo siguiente: “El saber pansófico es aquel que tiene que desarrollar el pedagogo (la pedagogía) y el método es el denominado como pampérico, el cual significa que el docente tiene que saber todo de todo”.
Para traducir este postulado a la actividad académica del siglo XXI, se podría decir que el docente debe entrar en la discusión interdisciplinaria pero sin abandonar su disciplina. Con esto quiero decir que el educador tiene que acercarse a las otras ciencias de la educación sin perder el verdadero centro y epicentro de la pedagogía.
Si revisamos el caso de Venezuela y América Latina, apoyándonos un poco en autores como Juan Carlos Tedesco, la pedagogía no ha sido parte de la lista de disciplinas centrales de la educación en torno a las cuales ha girado el problema de la educación. Por ejemplo, en los años cincuenta se habló del paradigma planificador, en el cual la economía tomó un rol protagónico en el campo de la educación, creándose en Venezuela organismos que después resultaron un fracaso como Cordiplan y Eduplan. ¿Por qué? En esa experiencia el docente no era el que participaba, debido a que intervinieron en su proceso dinamizador los economistas.
A partir de los años setenta, la psicología del aprendizaje se instauró como disciplina central y permaneció hasta la década de los noventa. Ahora se está necesitando con urgencia que la pedagogía no se olvide, pese a la discusión que puede haber de otros campos de la educación.
-¿En qué paradigma trabaja el docente venezolano de hoy?
-Nuestros educadores tienen una visión estereotipada con relación a las distintas teorías del aprendizaje. Nosotros nos movemos por determinados clichés. Nos dicen: “Usted es conductista, positivista o constructivista”, sin saber a fondo el significado preciso de cada teoría psicológica del aprendizaje.
Podemos decir que el apoderamiento del centro de la educación por la sociología de la educación y por la psicología del aprendizaje, ha expulsado al educador que debe tener un liderazgo de pensador. En la actualidad existen pocos casos en que el docente es un maestro. Tenemos docentes que quieren ser economistas, gerentes educativos, sociólogos y psicólogos de la educación…
-¿Y qué es un docente-maestro?
-Un docente-maestro tiene que desarrollar un programa, un plan educativo y que tenga un centro en donde él sea el gestor de su propio conocimiento. Sin abandonar su condición de maestro, se relacionará con otras disciplinas. Cuando nació la función docente a partir de 1767, al maestro se le asignaba su cargo luego de haber presentado un plan educativo.
Igual sucedió en el siglo XIX. Los grandes maestros de esta época no manejaban las teorías del aprendizaje y, sin embargo, formaron a generaciones de pensadores que luego construyeron el país. Egidio Montesinos, en el estado Lara, tuvo un proyecto que fue capaz de desarrollar un grupo de intelectuales que conformaron una elite en el país. Nosotros tuvimos maestros que seguían con los lineamientos del Estado, pero fueron capaces de incorporar nuevos paradigmas, nuevas visiones que ayudaron a la transformación de la realidad.
-¿Cuál es el principal error de la formación de nuestros docentes?
-La titulación. A ellos les interesan los títulos que pueden obtener y no el amor por el conocimiento. En los siglos anteriores al XX, nuestros maestros escribían libros, creaban instituciones, producían el periódico escolar, porque esas escuelas contaban con imprentas. Si tomáramos un ejemplar de los elaborados en el siglo XIX y lo comparáramos con un periódico escolar de la actualidad, nos daríamos cuenta que el de ahora podría usarse aquí o en Rusia, en cambio el del siglo XIX era local y buscaba una dinámica de transformación de su contexto. En la actualidad el docente no sabe para dónde va…
-¿Cómo podríamos solucionar esta situación?
-En este momento habría que decirles a los docentes: ¡Pare esa carrera loca que se llama titulación! Si usted necesita dinero no estudie educación…
Nosotros necesitamos educadores con vocación. Aquí se demostró que un docente normalista podía lograr niveles de transformación más altos que un doctor que labora en una unidad educativa. Este problema lo estamos reproduciendo de las grandes metrópolis: España, Francia y los países de punta no aguantan ya a los titulados, porque hay una saturación. La intención no es que se titulen por sí mismos, sino que haya un proceso formativo de por medio.
-¿Cómo quedan los procesos universitarios?
-El gran problema es que la universidad no se conecta con la educación básica. El docente se está preparando en espacios virtuales. En este sentido yo quiero apelar a una frase de Monten que dice: “Se nos enseña a formar cuando ya ha pasado la vida”, quizá este vicio que proviene del medioevo todavía se mantiene.
-¿Cómo podría resumir la filosofía educativa venezolana?
-Hacer un resumen sería un poco difícil. Sin embargo, el proyecto más significativo es el elaborado por Luis Beltrán Prieto Figueroa. Yo creo que el humanismo democrático de este pensador sigue siendo un tema que debe estudiarse con detenimiento, porque en los proyectos educativos se sigue cometiendo el error de mencionar las distintas filosofías sin conocerlas a fondo. Por ejemplo, se habla de la Escuela Bolivariana sin conocer los postulados de la Escuela Lancasteriana. Por eso es tan importante seguir la línea de la Historia de la Educación.


LARGA EXPERIENCIA

José Pascual Mora García (1963) es Licenciado en Filosofía (UCV-1986), Magíster en Educación, mención Gerencia Educativa (UNET-1994) y Doctor en Historia (USM-2002). Actualmente es candidato a Doctor en Innovación e Investigación Educativa (Universidad Rovira i Virgili, Tarragona-España). Es profesor de la Universidad de los Andes-Táchira y su última publicación se titula: “La dama, el cura y el maestro en el siglo XIX”, editada gracias al Consejo de Publicaciones de la Universidad de Los Andes.
Natalia Galvis Catarí

Valoración auténtica (II)


Continuamos con el artículo del profesor Daniel Callison, de la Universidad de Indiana, Estados Unidos, titulado VALORACIÓN AUTÉNTICA, y publicado en el sitio web EDUTEKA, portal educativo gratuito actualizado quincenalmente desde Cali, Colombia, por la Fundación Gabriel Piedrahita Uribe.

J. Michael O'Malley, supervisor de evaluación en las escuelas públicas del Condado Prince William en Virginia, y Lorraine Valdez Pierce, de la Escuela de Postgrados de la Universidad de George Mason, han hecho un listado de las características de desempeño estudiantil que deben tenerse en cuenta al efectuar una Valoración Auténtica:
-CONSTRUCCIÓN DE UNA RESPUESTA: El estudiante construye las respuestas basándose en sus experiencias personales en relación a una situación. Se exploran múltiples recursos nuevos con el fin de generar un producto.
-HABILIDADES INTELECTUALES DE ORDEN SUPERIOR: Se construyen respuestas para preguntas abiertas, haciendo uso de destrezas en análisis, síntesis y evaluación.
-AUTENTICIDAD: Las tareas tienen un verdadero significado, presentan retos, e involucran actividades que reflejan buena instrucción, con frecuencia importante en el contexto del mundo real.
-INTEGRACIÓN: Las tareas requieren una combinación de destrezas que integran materias como Lenguaje con otras del currículo en las que todas las competencias y contenidos están abiertos a la evaluación.
-PROCESO Y PRODUCTO: Con frecuencia se evalúan los procedimientos y las estrategias que se emplearon no solo para llegar a respuestas potenciales sino para explorar soluciones múltiples a problemas complejos, además de o en lugar de, evaluar solo un producto final o una respuesta única, correcta.
-PROFUNDIDAD EN LUGAR DE AMPLITUD: Las evaluaciones sobre el desempeño se construyen a lo largo del tiempo (período escolar) con una variedad de actividades que reflejen crecimiento, madurez y profundidad, conducentes al dominio de estrategias y procesos para resolver problemas en áreas específicas, bajo el supuesto de que estas destrezas se transferirán a la solución de otros problemas.

TIPOS DE EVALUACIÓN AUTÉNTICA

O'Malley y Pierce también han categorizado los tipos más comunes de valoración auténtica y las actividades realizadas por los estudiantes que se deben observar y documentar. Sus ejemplos incluyen los siguientes:
-ENTREVISTAS ORALES: El maestro hace preguntas al estudiante sobre su trayectoria personal, actividades que realiza, lecturas y demás intereses.
-NUEVA NARRACIÓN DE LA HISTORIA O DEL TEXTO: El estudiante vuelve a narrar las ideas principales o pormenores seleccionados de un texto al que estuvo expuesto, a través de la lectura o la narración oral.
-EJEMPLOS DE TIPOS DE ESCRITURA: El estudiante genera un documento de tipo narrativo, explicativo, persuasivo o de referencia.
-PROYECTOS / EXHIBICIONES: El estudiante trabaja en equipo con otros compañeros para crear un proyecto que con frecuencia involucra producción en multimedia, presentaciones verbales o escritas, y una exhibición.
-EXPERIMENTOS / DEMOSTRACIONES: El estudiante documenta una serie de experimentos, ilustra un procedimiento, realiza los pasos necesarios para completar una tarea, y documenta los resultados de esas acciones.
-PRUEBAS O EXÁMENES: El estudiante responde por escrito a preguntas abiertas.
-OBSERVACIONES DEL MAESTRO: El maestro observa y documenta la atención del estudiante y su interacción en clase, su respuesta a los materiales usados en la instrucción y el trabajo que hace en colaboración con otros estudiantes.
-PORTAFOLIOS: Recopilación de trabajos del estudiante que se enfoca en mostrar su progreso en el tiempo.


Consulte el texto completo AQUÍ